| DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD |

¿Qué es la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE)?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una patología degenerativa de la mácula produce una disminución progresiva de la visión central. La mácula, situada en la retina, es responsable de la visión central, permite observar con claridad pequeños detalles de la visión lejana y cercana para realizar las actividades diarias. En esta patología se va perdiendo, a lo largo del tiempo, la percepción de los pequeños detalles de la visión central como enhebrar una aguja o leer. Se produce un deterioro progresivo de la visión central. Puede ser bilateral (en ambos ojos) y asimétrica.

 

La DMAE está asociada al envejecimiento, se considera la primera causa de ceguera legal en personas con más de 65 años en los países desarrollados. Afecta a más de 30 millones de personas. Su prevalencia es del 10% en personas mayores de 60 años, del 30% por encima de los 75 años y en los próximos 25 años probablemente se va a triplicar. 

 

¿Qué causas producen la DMAE?

El factor principal es el envejecimiento ocular producido por la edad.

 

Otros factores que favorecen su aparición son genéticos, presentes en los genes CFH, CFB, C3 y ARMS2, o familiares de primer grado con DMAE.

La DMAE está relacionada con factores ambientales: tabaco, exposición a la radiación ultravioleta sin la protección adecuada, dieta pobre en oligoelementos o vitaminas, sobrepeso y colesterol elevado.

La DMAE está relacionada con enfermedades como la hipertensión.

También influyen otros factores oculares como es el caso de la cirugía de cataratas, iris claros, hipermetropía y atrofia peripapilar.

 

¿Qué tipos de DMAE existen?

Existen dos tipos de DMAE: la seca o atrófica y la exudativa o húmeda.

La DMAE seca o atrófica es la más frecuente, 85% de los pacientes diagnosticados, y la más benigna, presenta una evolución lenta a lo largo de los años. Los pacientes perciben los síntomas lentamente. En la DMAE seca se produce una acumulación progresiva de desechos celulares en la retina y la mácula y se forman drusas, con atrofia del epitelio pigmentario y adelgazamiento macular. 

 

La DMAE exudativa o húmeda es la menos frecuente y la más grave. Presenta una evolución rápida y severa si no se trata adecuadamente. Se produce por el crecimiento de vasos sanguíneos anómalos, que exudan sangre y fluidos, debajo de la mácula, esta se degenera y se produce pérdida de la agudeza visual en semanas o incluso en pocos días.

 

¿Qué síntomas presenta la DMAE?

 

Los síntomas son visión borrosa, distorsión de las líneas rectas (metamorfopsias), alteración en la percepción de los colores (discromatopsias), deslumbramiento cuando se mira una fuente de luz, objetos distorsionados, percepción de una mancha central y alteración del tamaño, de los contornos y detalles de los objetos.

 

¿Cómo se diagnóstica la DMAE?

El diagnóstico y tratamiento precoz de los pacientes con DMAE es fundamental, porque las alteraciones visuales producidas son irreversibles. Los pacientes deben conocer que ante cualquier dificultad de las tareas cotidianas (leer, escribir, etc) deben acudir al oftalmólogo. 

 

Hay un método muy sencillo para que los pacientes sepan si presentan esta patología, es la rejilla de Amsler, es una cuadrícula con líneas horizontales y verticales y un punto central. Se observa a 30 o 40 cm. Si el paciente ve las líneas distorsionadas, zonas borrosas o unas zonas más oscuras que otras debe acudir rápidamente al oftalmólogo para su valoración y tratamiento precoz.

 

El diagnóstico de la DMAE se realiza mediante la clínica, el estudio de fondo de ojo y pruebas especiales (angiografía con fluoresceína, angiografía con verde de indocianina, tomografía de coherencia óptica, etc). 

 

Mediante el test genético, SEGUGEN DMAE TEST, se puede conocer el riesgo de padecer DMAE. Se analizan los marcadores de los genes presentes en la patología, a partir de una muestra de saliva. Los resultados se clasifican en muy bajo, bajo, moderado o alto. Los pacientes con valores moderado o alto tienen tendencia al desarrollo de la patología entre dos y cinco veces más. Esto es importante para la prevención y tratamiento precoz. En estos casos se actúa sobre los factores de riesgo y se indican la administración de complejos vitamínicos.

 

¿Cuál es el tratamiento de la DMAE?

En la DMAE seca no hay un tratamiento eficaz, se suelen prescribir complementos vitamínicos para la visión (antioxidantes y ácidos grasos omega-3) que suelen frenar la progresión de la patología.

 

En la DMAE húmeda se utilizan inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos (ranibizumab, aflibercept, bevacizumab, etc.) que detienen la formación de capilares anormales y ralentizan la progresión de la patología.

 

Las inyecciones intravítreas se deben administrar en quirófanos con estrictas condiciones de esterilidad. Se inyecta el medicamento en el interior del globo ocular (cavidad vítrea) con una frecuencia y cantidad dependiendo del paciente. En el postoperatorio no es necesario la aplicación de antibióticos.

En Clínica Oftalmológica Ancha de Gracia en Granada disponemos de la última tecnología para el diagnóstico y seguimiento de la DMAE, MIRANTE, la plataforma SLO/OCT/FA/ICG más avanzada en oftalmología para obtener imágenes de alta calidad de las estructuras del polo posterior (retina, coroides, nervio óptico), junto con el alto grado de especialización de la Dra. García Velasco. En clínica Oftalmológica Ancha de Gracia de Granada estaremos encantados de atenderle personalmente. Pida cita 958 975 003 // info@clinica-anchadegracia.com

DMAE.png